La mirada

25 jul. 2016

Habrán escuchado más de una vez (o más de mil veces) que el problema de los chicos con autismo es que no miran a los ojos.

Es cierto.

¿Saben por qué?

Porque mirar a los ojos es la señal más básica, clara, sencilla y directa de comunicarse.

Y el problema está ahí: en la comunicación.

No en que el niño no habla. Ni siquiera importa si habla o no. 

¿Se comunica?

Comunicarse es millones de cosas más que hablar.

Si una persona no se comunica no imagina, no conceptualiza, no tiene intención, no puede prever ni proyectar.

Todo todo todo lo que hacemos (incluso el silencio) es comunicarnos. Todo el tiempo, de muchísimas maneras no verbales, estamos comunicándonos con el mundo.  O no comunicándonos con él.

La mirada es la piedra fundacional. La mirada correspondida tiene un efecto en el otro. Nos miramos y entendemos.

Imaginen que no lo pueden hacer. Imaginen que no vienen al mundo con esa noción, esa posibilidad, esa habilidad para "conectar" con el otro.

Imaginen que tienen que aprenderlo. Imaginen por un momento que durante horas y horas y días y días y meses, mucha gente trata de enseñarles esto.

¿Cómo se enseña?

De algún modo siento que no se enseña directamente. Que es algo que los chicos con dificultades comunicacionales deben "captar".

En las terapias y en casa les podemos enseñar gestos. Gestos para comunicarse. Pero "te miro para obtener algo, te miro porque necesito algo, porque quiero algo, porque entendí que mirarte y que me mires me ayuda a conseguir cosas que quiero o necesito" no creo.

Es ese momento. Ese momento en que el niño entiende la idea. Entiende para qué es. Ese momento en que "voilá".

Ese momento.

MIRAME MAMÁ, PORQUE QUIERO ALGO QUE VOS TENÉS Y YO TAMBIÉN QUIERO.


Con ustedes el testimonio en manos de los protagonistas :)


Click para ver: VIDEO 

13 comentarios:

  1. Laura también me agarra así del mentón o me gira la cara tocándome la mejilla con la mano. Estoy sorprendida por lo idéntico del gesto. Por ahí para los demás es algo pequeño, casi insignificante. Pero vos y yo sabemos lo que significa ese pequeño gesto y todo el peso que tiene. Es una batalla ganada. Una de muchas de las que tenemos que pelear, pero una importante.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un batallón ganado. Para mí es algo fundacional. Besote!

      Eliminar
  2. Lo puedo mirar mil veces, y todas ellas emocionarme, ese momento es maravilloso y pone en evidencia todo el trabajo cotidiano. Felicitaciones familia, felicidades!

    ResponderEliminar
  3. Qué fabuloso cómo te busca!!! Bien por Lautaro, tan precioso! Va por buen camino, muy buen camino. Muchos besos, Andrea

    ResponderEliminar
  4. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  5. Me alegro mucho por ambos, por todos.
    No te conozco, pero me llega mucho tu historia de como es ser la mama de Lautaro y tu aventura.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias gracias gracias por estar siempre acá!!!!! Besos!!!!

      Eliminar
  6. Ese pequeño gesto es un gran logro Cintia, me alegro muchísimo por ello, ...gracias por compartir ese instante : )
    Abrazo!

    ResponderEliminar
  7. Vamos Lautaro! Vamos Cintia! Es tan clara tu explicación sobre la comunicación... Ojala todos entendieran que "hablar" es una parte pequeña quizás de la comunicación. Mi hija Violeta tiene 5 años y un diagnóstico primario de Esclerosis Tuberosa, pero su segundo diagnóstico es autismo. Se lo que significa este gran logro que han conquistado! Viole comenzó a buscarme la mirada con su mirada hace muy poco también y es maravilloso, básicamente un hito en nuestras vidas. Por eso veo una y otra vez el video y se me caen las lágrimas. Lagrimas de orgullo por vos, por mí, por los avances de nuestros amados hijos. Te abrazo fuerte, Cinthia, con todo mi corazón. Natalia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Natalia queridísima, me alegro tanto también por el logro de Viole y te acepto el abrazo también con todo mi corazón y te lo devuelvo fuerte.

      Eliminar

© La Aventura Diferente Maira Gall.