No puedo parar

7 mar. 2018

Comienzo de clases, adaptación, reorganización de los horarios terapéuticos, idas y venidas en colectivos, taxis. Apto médico para poder empezar mi gimnasio, compras, completar planillas de Anses, la casa una mugre, apenas logro ir lavando ropa, estoy menstruando y parece no terminar nunca.

Y en medio de todo esto, me metí a estudiar.

Porque volver a mí es encontrar un espacio de placer en medio de todas estas obligaciones que no me dan placer y me cansan mucho.

Llevar y traer, esperar interminablemente, aprovechar huecos para leer, escuchar y atender a las terapeutas, a las maestras. 

Estar con Lautaro y Eduardo, descansar en ellos, llenarlos de besos. Tratar de dormir. Ir a la psicóloga, a la psiquiatra, pensar en tomar un café sola en un lugar lejos.


Es difícil encontrar un espacio donde ser. Donde desplegarse. Donde inundarse de estímulos nuevos, diferentes a los cotidianos.

Ser es difícil.


Soy todo esto. Todo este quilombo hiperconectado y activo. Y también deseo calma.


No va a venir sola. La calma no es algo que en algún momento viene. Se va logrando de a ratos. Hay que encontrarlos. 


Mi psicóloga le dijo ayer a uno de sus hijos "Crecer es ir en busca del deseo".



Es mi obligación perseguir el deseo para mantenerme bien y ser feliz.

3 comentarios:

  1. Me hiciste llorar Cintia...y darme cuenta que también me pasa lo mismo.��

    ResponderEliminar
  2. Hola Cintia celebro tu regreso y tu búsqueda de deseos!!! Abrazo!!!

    ResponderEliminar
  3. Hola Cintia! Cómo andás? Hoy leo tu blog otra vez... estoy como vos , o sigo, como esta entrada... no dando abasto... no sólo por la entrada al jardín, si no por la preparación de varias cosas... mi nene está usando desde el año pasado un comunicador (pecs) y ahora decidí armarle otro para el jardín exclusivamente... y por un traspié de la vida, q me qdé sin trabajo, me compré una plastificadora, me armé de paciencia y le empecé a armar más más... llevo 300 ma's ao menos, pictogramas, para ponerle en su nuevo comunicador... y claro, me lleva tiempo, porq soy una perfeccionista... ja
    Es más, armé uan agenda magnética, compré un pizarrón blanco magnético y le armé más figuritas para expliarle qué pasa día a día...
    De alguna manera me llena, me puse un enfoque, trabajo para él, y buscando darle algo q le enriquezca su vocabulario...
    En este último mes el último hito ha sido "TITA", es todo un avance... claramente es el morfi lo q más lo motiva, pero no me voy a poner quisquillosa por eso, no? ;)
    Así que me puse a laburar más fuerte, a hacer todo esto -q ya me lasimé las manos, entre las hojas, las tijeras, el pegamento, la redondeadora y el plástico- para "empujarlo" más hacia la comunicación, a q empiece a hablar, y a comprender cosas un poquito más arriba... noté -cosa q me tomó de sorpresa- que entiende los números, y conoce su secuencia, pero no sabe contar... apunto a que aprenda a contar... me busqué (no tuve tiempo aún de imprimir y armar) planillas para conteos y pareos de cosas... para armarles y "trabajar" en casa con él, así tiene un rato de trabajo-tratamiento, cosa que lo enfoque, que se siente.
    El centro donde va mi nene, dice q es posible llevarlo a un primer grado normal (hoy), que hay trabajo aún, pero que es posible... la neuróloga que lo conoce esos 15 minutos cada 3 meses que va, piensa que quizás deba ir a un primario especial... a mi, me aterra esto. Así que trabajo, me enfoco, quiero sacarlo adelante para que pueda llegar a un primer grado normal... que pueda comunicarse y que pueda entender los conceptos básicos, que no sea algo que lo agarre desprevenido...
    Estoy entre tus "batallas" y tu "no puedo parar"... no puedo, qué mamá/papá puede cuando sabe que el futuro depende de no parar? Me enloquezco sola... pero pienso en la posibilidad de lograr q tenga un futuro mejor...

    ResponderEliminar

© La Aventura Diferente Maira Gall.