Maternidad diferente

2 ene. 2018

-Me hubiera gustado tener un hijo y no un paciente
-Es muy fuerte lo que decís. Lautaro es tu hijo.
-No lo siento así. Me cuesta mucho entender esta maternidad.
-Es sólo una maternidad diferente
-¿Sólo?
-...
-Mi casa es un consultorio. Tengo que hacer cosas para que él entienda todo el tiempo. No puedo ser libre, charlar con él. No me entiende. No puedo leerle cuentos. No capto su atención más de unos segundos.
-¿Hay algo que los una?
-El silencio. Cuando estamos en silencio estamos unidos.
-¿Cómo sentís que lo estás criando?
-No lo estoy criando. Él crece. No sé criarlo. Yo creo que criarlo es enseñarle cosas simples: cómo se maneja nuestra casa, qué cosas se pueden hacer y qué no, que entienda ciertas reglas. Pero no ocurre casi nada de eso. Ahora además siempre se enoja cuando le digo que tiene que hacer algo que no quiere. 
-¿Cómo sabés que se enoja?
-Porque me grita. Grita "¡Ah!" y tiene cara de enojado. A veces también se pega un golpecito en la pierna mientras grita AH. Es como un reto. Me reta porque no quiere hacerme caso.
-Entonces entiende.
-Si, siempre apuntás a eso como si fuese algo global. Como si entendiese todo lo que pasa a su alrededor, como si entender un "vamos" fuese igual a entender todo.
-¿Y qué entiende?
-Entiende muy pocas cosas. Por eso no sé cómo criarlo. Siento que literalmente lo estoy malcriando. En el sentido de criar mal a una persona. No entender sus límites y hasta dónde llegar y hasta donde no.
-¿Y cómo te gustaría que fuese?
-Simple.
-Explicame más.
-Simple. Más simple. Quiero que no tenga autismo. Eso quiero. Quiero que hablemos y que me entienda y llevarlo a Mac Donalds y que le guste la cajita feliz. Que sea simple, mierda.
-Creo que muchas madres deben sentir que no crían o crían mal a sus hijos.
-Pero esto es distinto. Por lo menos pueden leerles cuentos a la noche y llevarlos al teatro y hablar con ellos.
-Hoy estás muy dura. 
-No puedo estar siempre bien. 
-Muy dura con vos y con él. Los cambios se construyen sobre materia blanda.
-Estoy cansada.
-Lo entiendo. 
-Cansada masivamente. No cansada hoy. Cansada de basta por favor.
-¿Basta de qué?
-Basta de autismo. 
-Eso no es posible. Y Lautaro avanzó mucho.
-Igual estoy cansada. Tengo derecho. Me merezco estar cansada y harta.
-Si.
-Me quiero ir. Ya está. Fue demasiado hoy.
-Bueno. Dejamos acá. Si necesitás, llamame.
-Sí. Ya sé. Chau.

Chau.

20 comentarios:

  1. Debe ser una sensación de ahogo muy intensa.
    Y opresión.
    Un abrazo enorme

    ResponderEliminar
  2. Qué alivio no ser la única. Muchos momentos así, a veces son muy largos los ratos asi, pero mate y algo dulce y seguimos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Qué alivio, Gaby, que estés del otro lado y no me hagas sentir la única. Me encantó mate y algo dulce. Beso grande.

      Eliminar
  3. Te abrazo de mamá a mamá. Nadie está preparado para lo “distinto”... te acompaño y entiendo porque también me enojo y puteo por esta realidad. A veces me siento re poderosa y mi hijo es lo más y a veces me siento la peor y todo es una mierda. Supongo que será parte de este viaje que nos toca, hacemos lo mejor que podemos con los recursos que tenemos ❤️

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Andre: es tal cual. Me sentí diciendo lo mismo que vos. Abrazo muy fuerte y gracias gracias gracias.

      Eliminar
  4. A vos y tu cansancio le doy las gracias. Gracias por este blog, gracias por tus palabras.
    Me estás ayudando mucho En este transitar.
    Ojala pronto me nazca contarte nuestra historia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ludmila: te acompaño en el viaje. Siempre estoy. Abrazo.

      Eliminar
  5. Ay Cin, cada vez que siento que soy la única que se siente así, y me muero de culpa y vergüenza por sentirme así; vos venís y decís que te paso lo mismo que a mí. Sin disfrazarlo, sin maquillarlo, sin importar que no sea "políticamente correcto". Que nos importa lo correcto cuando nos sentimos mal y nadie sabe ni entiende como es nuestro día a día. Yo también me siento cansada de todo. Cansada de lo que nadie entiende. Cansada de pelearme con gente que no entiende que yo hago mi mejor esfuerzo, y aún así me critican. Yo también pienso basta de autismo por favor, que no doy más. Y encima si lo decís quedas mal. Pero sabes que? Cada vez me importa menos lo que piensen los demás. Que los demás se vayan a cuerno.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bien dicho! Si a veces ni podemos con nosotras mismas... ¿para qué preocuparnos por los demás? Te quiero, Romi. Besote.

      Eliminar
  6. Yo también me siento asía veces.Hay dias en los que siento que mi hija es lo más y que podemos contra el mundo,y otros dias en que me aterra y me sobrepasa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hacemos lo que podemos cuando podemos y como podemos. ¿No? Como todo el mundo. Un abrazo fuerte.

      Eliminar
  7. Soy mamá de una nena neurotípica con enuresis diurna. Y si bien estoy a años luz de lo que te pasa, también hay dias en los que desearía que todo fuera más simple. Poder salir de casa sin cuatro mudas de ropa. Poder dejarla sola en un cumpleaños. Poder llevarla a la colonia o al colegio sin desear con todas mis fuerzas que logre estar seca cuatro horas seguidas. Y también siento que la crie mal, que hice y hago todo mal. Gracias por compartir lo que sentis.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Linda, no hiciste ni hacés nada mal. Simplemente hay realidades más duras que otras. Crianzas más complejas. Niños con otros tiempos. Te abrazo fuerte.

      Eliminar
  8. Hola, acabo de descubrir tu blog. Una genialidad. Yo tengo uno también hace 4 años aprox pero no escribo tan bien. Tengo una hija con parálisis cerebral pero me siento muy identificada con varias cosas, como esto de querer un hijo y no un paciente. La habitación de mi nena no es una habitación, parece un consultorio de kinesiología.
    En fin, voy a seguir chusmeando y lo voy a recomendar.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un beso Vicky y otro muy fuerte a tu hija. Gracias por leer y estar.

      Eliminar
  9. Gracias por compartir los sentimientos más internos, esos que ocultamos por culpa. Gracias por tu valentía.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Romi: Gracias a vos por leer y por compartir valentía. Te abrazo.

      Eliminar
  10. Lloré... porque me pasa lo mismo muchas veces. NO termino de entender qué tipo de TEA tiene mi hijo, es mimoso, cariñoso, dulce, pero no habla, y le cuesta comunicarse y acercarse a otros... no consigo que diga ni mamá... el hito más grande fue x agosto/septiembre q aprendió a dar besos. 5 años, no habla... el año q viene salita de 5 en jardín común, y después? Después no se sabe, porque si no habla, le toca colegio especial. A veces pienso, sabiendo que hay niños que con este problema, no los podés tocar ni llevar a caminar a la esquina, me saqué la grande con mi hijo que "podría ser peor"... Pero muchas veces siento que no se qué hago, soy la mamá y eso qué significa? Cómo hago que mi nene mejore? Cada uno tiene sus tiempos, sus cosas, es imposible manejar todo al mismo tiempo la verdad... se que todos tratamos de hacer lo mejor... pero estoy re podrida de q tenga autismo, quiero que pueda ser normal, con sus cosas de más y de menos, como cualquier chico, pero que pueda hablar con él, conversar, que le pueda preguntar cómo le fue en el jardín y me cuente, que lo pueda llevar de paseo y hablemos de qué le pareció el paseo... que le pueda decir algo tan simple como un "me alcanzás eso?" y me lo alcance... es una situación, como mamá, dura, porque lo que más quiere uno para sus hijos, además de que puedan ser personas felices, que puedan ser personas que sean autosuficientes que puedan arreglárselas en caso que algo nos pase a sus padres...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Entiendo y comparto cada una de tus palabras.

      Eliminar

© La Aventura Diferente Maira Gall.