Cierren las escuelas

5 dic. 2016

Mi mejor amiga lleva a sus hijos a una escuela parroquial cerca de su casa. Hace unos meses me contó que la hija mayor estaba triste porque uno de sus mejores amigos no iba más.

¿Qué pasó?

Me cuenta que el chico en cuestión tenía muchas dificultades para aprender. Que le costaba bastante seguir la clase, no podía hacer las tareas.

-¿Tiene algún diagnóstico?

-La verdad es que parece que es como Lautaro, pero más grande.

-¿Y su integradora?

-El colegio le dijo que no podían ponerle integradora y se tenía que ir.

-Pero si la escuela no pone integración porque no tiene o no quiere, puede acceder a una acompañante externa del equipo terapéutico del chico y eso lo paga su obra social. O su prepaga. O el Estado.

-Ah. No sabía.

-Pero que vos no sepas no me importa. La madre tiene que saber. Es decir... a esa madre hay que decirle que puede hacerlo. Alguien le tiene que decir para que no se deje pisotear por el colegio.

-Pero lo sacó de ahí. Cuando le dijeron que lo sacara lo sacó.

-¿Y vos sabés esto y seguís mandando a tus hijos a ese lugar de mierda en el que cuando alguien necesita ayuda le dicen que tiene que irse?

Silencio.

Ese silencio es muchas cosas. No es desamor hacia Lautaro. No es desamor hacia mí. Es culpa. Y es desconcierto. No saber qué hacer. Y no saber cómo lidiar con todo lo que sintió en ese momento.


La escuela es un lugar donde comienza una etapa social formal y formadora. La escuela es importante. Es importante para aprender a leer y para aprender a ser con un otro.

Y también hay escuelas que son una empresa. Llena de clientes. Los clientes son los padres que pagan determinados precios para que a sus hijos le sucedan determinadas cosas. O no le sucedan.

Claro. Todos queremos que a nuestros hijos los cuiden. Que los amparen tanto como lo hacemos nosotros en el tiempo en el que no estamos con ellos. Que sea un segundo hogar. 

Sin embargo, siempre me vuelvo a preguntar por qué más pagamos una escuela. Qué otras cosas están incluídas en el precio y excluídas de la experiencia escolar de nuestros hijos.

Sandra, mamá de Juli, sabe mucho de esto. Juli tiene 13 años y Sindrome de Down. Y también tiene 3 hermanos.

"Cuando empezamos la escuela iban todos a la misma pero me fui dando cuenta que las mamás no dejaban venir a los amigos de mis hijos varones porque Juli estaba en casa también"

"A medida que pasaron los años me fui curtiendo y también me fui dando cuenta que la mayoría de las veces la discriminación es por ignorancia. Los padres tienen miedo y muchas escuelas no integran porque los padres no están preparados".

Esta última frase de Sandrita me alertó mucho. ¿No están preparados?

¿Y desde cuándo la vida te prepara para algo?


Lautaro fue rechazado por 11 escuelas privadas en los últimos 5 meses. La mayoría ni me devolvieron los llamados.

Lautaro fue rechazado en las escuelas donde muchos de ustedes llevan a sus hijos.


¿Saben cómo se sostiene algo en el tiempo? Porque mucha gente lo avala.

¿Y si dejáramos de avalar ciertas cosas? ¿Ciertas actitudes? ¿Ciertas realidades?

¿Y si muchos de nosotros empezáramos a exigir diversidad?

¿Si fueran a la escuela donde llevan a sus hijos y pidieran integración para la discapacidad?

Yo puedo empujar mucho. Mucho. Y muchas madres y padres pueden empujar mucho. Pero no podemos solos. No somos tantos. Ustedes son más. Esto tenemos que hacerlo de verdad entre todos o no sale. 

El mundo ha cambiado. Ya no es el mundo de nuestros abuelos. Ni siquiera es el de nuestros padres.

Cerremos las escuelas que quedaron en el pasado rígido y destructivo de la exclusión.

Reabramos en esas escuelas una manifestación ecléctica, disonante, alternativa, multiplicadora.

Pidan mejores escuelas para sus hijos. Y para los nuestros. Ustedes son mejores clientes que nosotros. Son los clientes preferenciales. Son los clientes gracias a los cuales estas escuelas existen.

Por favor. 


Ustedes son los que pueden hacer la diferencia.

Nosotros ya somos diferentes.



16 comentarios:

  1. Ese es otro motivo para defender la escuela pública, no discriminan a nadie, no te ven sólo como una billetera con plata, y se interesan por el bienestar de los chicos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La escuela donde va Laurita es un amor. Tuviste suerte Romi!!!! :)))))))

      Eliminar
    2. Creo que le tocó una buena escuela pública (buena=directivos comprometidos). A mi hijo hace 4 años le dijeron que no podía concurrir más a la escuela pública y lo retiró a una escuela de recuperación. Tiene problemas de aprendizaje derivados de un leve retraso madurativo. La escuela pública también discrimina. Igual la defiendo ante todo.
      Con este post lloré Cintia. Me conmovió mucho. Suerte! Las cosas están cambiando!!!

      Eliminar
  2. Cintia. Disculpame pero creo que en esta oportunidad sos muy dura, muy exigente. Durante muchos años, mujeres que hoy alzan banderas de respeto a la diversidad, de inclusion, pasaron por mi lado haciendome sentir invisible y hasta a veces poniendo en duda si yo no estaba exagerando. Hoy son madres y la vida las puso de este lado. (La discapacidad es un lugar que al que siempre se puede entrar,ahi no hay problemas de cupos, ni fechas de inscripcion) Nadie sabe lo que aprieta un zapato hasta q lo usa.
    Esta muy bien crear conciencia, visibilizar la problematica. Pero lamentablemente siempre va a hacer asi, nadie va a batallar guerras ajenas.
    Sus hijos seguiran en esos colegios xq son la justa medida de su zapato.
    Lo que queda es hacer cumplir la legislacion vigente. Esa escuela no podia rechazar a SU alumno por necesitar integracion.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Duro es que a tu hijo no lo dejen ir a la escuela porque no se ponen media pila para hacer su trabajo, por querer el camino facil. Eso es duro. Este blog no es duro.

      Eliminar
    2. Te juro Silvi que no fue mi intención ser dura ni exigente. Escribí el texto con mucha pena y pidiendo por favor que me ayudaran en esta porque sola no puedo. Y sé que a mucha gente ni le importa. Y que mucha gente no lucha batallas ajenas pero también veo padres de niños sin discapacidad que eligen sólo escuelas integradoras para sus hijos. Por convicción y con el objetivo de formar personas que aceptes e incluyan la diversidad en sus vidas. Te abrazo fuerte y muchas gracias por estar en el blog :)

      Eliminar
  3. Hola Cintia. Hace poco hice un curso de Innovaciones Educativas. Hay gente que esta pensando en todo esto, no estas sola. Pero es evidente que no alcanza. Yo no se si la escuela de mi hija discrimina y definitivamente me gustaria saberlo. Quizas se podria organizar un blog/lista/lo que sea en donde haya un listado de escuelas que rechazan o no responden llamados, junto con escuelas que escuchan y planifican. Yo quiero saber para poder elegir. Queres que hagamos algo? si no sale mi email aca (no se como funciona avisame y te escribo).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Nati! Ni idea pero acá no veo tu mail. ¿Me querés escribir al mío? Es cintiafritz@gmail.com
      Hay muchos papás con experiencias concretas de escuelas y hay también muchos listados de escuelas que ya están marcadas como "parecía que sí pero no" :(
      Lo que pasa es que sólo tengo esos listado con respecto a chicos TEA no a todas las discapacidades/enfermedades. Beso! Escribime cuando quieras.

      Eliminar
  4. Lamentablemente es una realidad... dura, muy dura pero es una realidad... y por lo menos aca donde yo vivo, tampoco las escuelas especiales aceptan a todo el mundo.. buscan un perfil especifico, si no lo cumplis, sorry no entras... es horrible....pero, es real, es cosa de todos los dias...y cuando mas grandes son, peor es... ya llevo casi diez anios en este tren y me estoy dando cuenta de eso tambien

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Re dura. Y eso que yo todavía ni asomé la nariz acá :(

      Eliminar
  5. Excelente, si no hay un mínimo de empatía de los padres de chicos "normales" la integración va a ser una quimera por más leyes que hagamos.
    Viví el derrotero de buscar colegio privado con integración en CABA y me encontré con todo tipo de respuestas. En algunos casos fue un portazo sin siquiera leer un papel o ver una foto de mi hijo, en otros lo vieron en persona y analizaron la posibilidad para concluir que no, y otros me dijeron que sí siempre y cuando hubiera vacante. Me llegaron a decir en un par de colegios que por el nivel académico de la institución la integración no iba a ser posible; una pavada porque por ese entonces mi hijo, que estaba en sala de 4, leía, escribía en computadora y contaba hasta 100. Lo peor fue ver la cara de piedra de directivos de colegios que supuestamente llevan la bandera de la caridad cristiana cuando les decía eso.
    Por diversas recomendaciones, terminamos en un colegio de zona norte muy abierto a la integración (hoy tiene como diez chicos integrados y ya tuvo 3 que que hicieron todo el colegio con integración). El único tema es que es MUY religioso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Hernán!! Tal cual. Los colegios a los que llamé o fui ni llegaron a conocer a Lautaro. O sea... asumieron que bueno... debe ser un caso perdido y para qué vamos a tratar de ayudarlo, no? :(
      Como sea, en discapacidad, autismo es más mala palabra que cualquier otra. He escuchado a una docente que prefieren discapacidades más fáciles de manejar.
      Suma mucho tu aporte, la experiencia del colegio de tu hijo. Pienso en que yo también tendría el prurito de MUY RELIGIOSO (jajaja) pero si es un espacio integrador eficiente, lo pondría en mi lista de amigos :)


      Gracias por pasar siempre por acá!!!!!

      Eliminar
  6. Hola, Cintia!, coincido con vos, con Nati y con Silvia. Si, creo que todas tienen razón. Lamentablemente es una lotería, te puede ir bien o mal. Te toca una escuela hermosa en todo sentido o la mas desalmada de todas. Mi hija tiene 5 años y desde los 2 que va al Jardin. Tuvimos mil entrevistas y creo que habré llamado (literal) a mas de 50 colegios privados de Capital. Solo 3 fueron abiertos y "abrazadores" para con mi hija y nosotros. Los demás parecía que les quería dejar una granada sin seguro. Prefieren casos manejables, un retrasito madurativo leve, por ahí un síndrome de down... Pero no hablemos de autismo, retraso madurativo severo y epilepsia (todo lo que tiene mi Violeta, mi hija) porque es demasiado para ellos. O bien se escudan en que "no están preparados". Hacen casting, Cintia. Y se ocupan de resaltar todo aquello que nuestros hijos no hacen para mostrarnos que por eso mismo no van a poder formar parte de una sala, grado o año con chicos normales.
    Creo que la única manera de crear conciencia, educar y dejarlos en evidencia es conocer cuales son los derechos de nuestros hijos con discapacidad. Me topé con varias mamás como la del colegio parroquial... Muchas. Y si no nos ayudamos entre los que nos tocó bailar este baile, poco va a madurar la sociedad. La mayoría, los sanos, en su gran mayoría se preocupan porque el colegio sea bilingüe, trilingüe o si juegan al rugby.
    Parezco resentida o enojada y les juro que no. Me siento indignada por esa mamá que aceptó sin peros que echaran a su hijo de SU escuela, alejándolo de sus amigos, de su lugar de pertenencia. Y no me indigna la reacción de esa madre, sino que NADIE la haya orientado para evitar semejante desastre discriminatorio.
    Tengo lista de colegios privados comunes y jardines privados comunes para sumar a la lista de inclusivos/no inclusivos. amaralnati@gmail.com
    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es muy difícil lo que contás y creo en cada una de tus palabras porque todos vivimos lo mismo. Y lo que más me duele ni siquiera somos nosotras, que estamos más informadas o que peleamos más o no se qué sino la cantidad de mamás que pobrecitas aceptan CUALQUIER cosa que les dice CUALQUIERA porque la información que tendría que llegar para ayudarlas NO LLEGA. Gracias por comentar. Es muy enriquecedor y necesario este intercambio para mí. Beso.

      Eliminar
  7. me gustaron mucho tus palabras cinthia , que bueno que tu hijo este en una buena escuela , falta mucho por hacer pero estamos mucho mejor que hace 10 anos , no hay que desistir , es un camino duro pero cuando te das vuelta ves las rosas por el camino un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola María! La verdad es que Lautaro no consiguió una buena escuela. Conseguimos la que pudimos por azar. Cuento la experiencia no muy feliz en el post "Sesto Grado". Muchas gracias por pasar por el blog y sí, coincido en que hoy estamos mejor que hace tiempo y que seguro en el futuro avancemos mucho más!

      Eliminar

© La Aventura Diferente Maira Gall.