Madres

22 ago. 2016

A veces pienso en nosotras, las madres. Nos pienso en conjunto, como una gran madre única que contiene a todas. Como una plastilina gigante que nos mantiene pegaditas. La una a la otra. Entre nosotras no hay espacio para la diferencia. Respiramos lo mismo, sentimos lo mismo, sufrimos a la par. Sufren todas por una, porque estamos siendo invocadas por la estructura fundacional de la gran madre que somos todas cuando estamos juntas.
¿Qué será de nosotras cuando nos devore la noche? La noche es una gran destructora de madres. Corrompe nuestra fibra íntima. Nos sumerge en el abismo de lo desconocido y lo aterrador. Y sin embargo la noche también nos acuna. Nos abraza con su negrura impalpable. Nos retuerce en el dolor de sus tripas y nos escupe, luego de devorarnos, para lanzar lo que queda de nosotras al corazón del nuevo día.
Y a veces siento que todas las madres no somos la madre. Que todas las madres me han abandonado. Que se desprendieron de mi cuerpo, que fueron arrancadas de mí. Que no hay brazos para sostenerme. Que nadie respira a mi alrededor. Que la noche me devora sólo a mí y no me suelta.

El mundo no quiere a las madres.
Las madres no somos parte del mundo. Somos una entelequia histérica y falaz. Nos barren debajo de la alfombra. Nos ocultan ante los invitados.
Los médicos ponen cara de ahí viene una madre. Una madre pegajosa, estrafalaria y redonda. Que todo lo aplasta, que todo lo agiganta. Que devora al niño como la noche la devora a ella.
Y explotamos contra la pared del mundo. Estalla nuestra mandíbula, nuestro cráneo, nuestro estómago.
Caemos en un abismo en cámara lenta. Los que estiran los brazos para ayudarnos, caminan para atrás, alejándose de nuestra mirada aterrada. Nuestra mirada de sola, de confusa, de partida.

¿Por qué el mundo nos querría?
Las mujeres madres representan el estigma de lo malo: hacemos todo lo posible por no permitir que la naturaleza siga su curso. Tiramos de los pies de nuestros cachorros para que no se vayan y si por puta lo hacen, que se vayan con culpa.

Quiero que nos quedemos juntas. Quiero que no seamos nosotras la noche que nos devora.
Quiero respirar el mismo aire que todas las madres para poder sostenerme frente al mundo.
Que las madres no seamos mundo.
Que seamos madres.

13 comentarios:

  1. Tenemos que formar un sindicato que exija que se respeten nuestros derechos:
    * El derecho de amamantar en cualquier parte.
    * El derecho de tomar un café con una amiga, aunque sea una vez al mes, sin niños
    * El derecho de estar cansadas, sin que te pregunten que hiciste, y por lógica, el derecho a descansar también.
    Y podría seguir, pero esto sería una lista interminable.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Todas tenemos listas interminables, eh? Jajaja. Abrazo.

      Eliminar
  2. Yo le agregaría el derecho a desbordarnos, a no ser perfectas, a equivocarnos, a llorar, a querer poder ser algo mas que madres sin que nos lapiden por no conformarnos solo con el rol de la maternidad...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es una lucha interna y también global. Te abrazo, Corynna.

      Eliminar
  3. tenemos derecho a ser , sobretodo y por encima de todo , ejercelos sin culpa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso. Derecho a ser. Y cada una va siendo como va pudiendo. Gracias por estar!

      Eliminar
  4. Mi ser madre, una cruza de madre tana con madre judía, una mezcla de susanita con mujer maravilla, la dosis justa de barby y rambo. Soy esa madre! Otra cosa no quiero ser. Esta mal?? Jajaja

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No! Está super bien! Si una mujer vive cualquier cosa que haga plenamente, no hay nada de malo en ello :) Todo lo contrario.

      Eliminar
  5. noche de juergas de madres que que escapan de noche. no estas sola. no no no.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jaja. No quiero juerga, Nati! Quiero dormir de corrido :)

      Eliminar
  6. No estamos solas chicas !! En un momento de esas noche no unimos en un mismo sentimiento y si tendria que existir un sindicato de madres. Tengo 4 hijos de 19,16,8,7 ahahahahaha

    ResponderEliminar
  7. No estamos solas chicas !! En un momento de esas noche no unimos en un mismo sentimiento y si tendria que existir un sindicato de madres. Tengo 4 hijos de 19,16,8,7 ahahahahaha

    ResponderEliminar

© La Aventura Diferente Maira Gall.