Siesta

6 jun. 2016

-Vení, vamos que te cambio el pañal, hijo.

Mientras le digo que le cambio el pañal, le muestro un pañal. Entiende sólo si ve lo que va a pasar. Mira el pañal que tengo en la mano y levanta los brazos para que le haga upa y lo cambie.

Lo desnudo, le saco el pañal lleno de pis y le pongo el nuevo. Y el pijama.  Es la hora de la siesta.

En la habitación está todo preparado. Una mamadera, la tijera y el cartoncito de leche sobre la mesa de luz, al lado de la cama. Un chupete de repuesto porque lo rompe antes de dormir. Pañuelos descartables. Un vaso de agua para mí.

Subo la escalera con él a upa. Me acaricia el pelo y mete la cabeza entre mi cabeza y mi hombro izquierdo. Parece cansado pero sé que es mentira.

En el momento en que lo apoyo en la cama empieza a gritar y a saltar. Hunde la cabeza en las almohadas y desgarra la tetina del chupete.

-Calmate Lautaro por favor.

Le preparo la mamadera. Se la toma despacio, le da risa, se ahoga con la leche.

-Basta Lautaro, prestá atención por favor hijo.

Se toma casi toda la mamadera y me la da. Le alcanzo el chupete roto. Lo sigue mordiendo. Hunde una dos tres veces con fuerza la cabeza en la almohada. Gira para un lado y para el otro. Grita.

-Basta hijo por favor. Tranquilito. Shhhhhhhh.

Me acuesto al lado de él y lo abrazo. Está de costado, mirándome. Mete su mano derecha entre mi cara y la almohada. Siempre hunde las manos debajo de la almohada y debajo de mi espalda o de mi cara. Guarda las manitos.

Le cuesta mucho encontrar posición. Ese es el problema. No sabe qué hacer con el cuerpo y empieza a inquietarse. El peligro es que sus movimientos y su comportamiento lo excitan más y más y de una posibilidad de siesta normal pasamos al infierno. Se acelera. Gira y gira y gira. Se golpea la cabeza contra la pared.

-Lautaro hijo por favor. Quedate tranquilo. Shhhhhhhh... Tranquilo.

Lo amaso. Así le dicen las terapeutas. "Amasalo". En realidad, lo presiono fuerte. Contacto corporal profundo. Eso le da información que él puede procesar y a veces lo calma.  Entonces le amaso los bracitos y las piernas. Y la espalda. La panza no. No se hace en la panza el masaje porque es una zona de conflicto.

Le hablo despacio pero hace 40 minutos que gira y grita y ya estoy enojada. Tan cansada. Creo que me agota más esto que cuando me despierta 6 veces a la noche con patadas o llorando.

No. Estoy mintiendo. Me agota todo.

Se pone boca abajo. Sigue sin encontrar posición. No sabe qué hacer con su cuerpo. No sabe. No sabe. Por eso se desequilibra tanto. Empieza a tocar los pliegues de la cama con los pies. Frota los dedos de los pies contra la cama, las sábanas. Yo voy sacando de su alrededor cualquier cosa que pueda alertarlo: corro la sábana, le dejo el espacio libre para que no se entretenga con los pliegues de lo que encuentra y que lo que siente con los pies lo despierte más de lo que está.

-Basta Lautaro. Basta hijo te lo pido por favor. Basta.

Le saco el chupete. Tengo que tirar de él porque lo muerde tan fuerte que no se lo puedo sacar.

Nunca sé qué lo detona. No sé. Cualquier cosa. Todo. Nada. No lo sé. No lo entiendo.

Ya pasó una hora y todavía estamos despiertos. Ahora Lautaro llora.  Es llanto de cansancio esta vez y me alegra. Significa que, en algún momento, hoy, se va a dormir.

Ya le conozco ese llanto. Está agotado. Como yo. Agotados los dos de luchar contra lo que nos pasa.  

Yo también lloro ahora. Me pongo boca arriba y me tapo hasta la pera.

Él también se pone boca arriba. Y me sigue tirando del pelo. Y de pronto le cambia la respiración.

Se duerme. 

Siento que se duerme y todo lo que pensaba de él y de mí hace un rato comienza a desvanecerse.

Lo tapo y me tapo.

Chau.

18 comentarios:

  1. Desde lo mas intimo de mi corazón te abrazo, a el no, para que no despierte, que tengan dulces sueños...

    ResponderEliminar
  2. Qué agotador. No sabe. No sabe. Por eso. Y parece q de a poco van aprendiendo ¿no? Que agotador!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si. No sabe. Y va aprendiendo cosas pero todavía ninguna que me mejore la vida :(

      Eliminar
  3. Uf, que identificada me siento. Anoche me pasó algo similar. Laura estaba demasiado excitada y no quería saber nada con dormir. La traté de calmar varias veces. No funcionaba nada, y eso que le habíamos dado un baño para relajarla. No funcionó. Se encaprichó con jugar con una botella con un barquito adentro. Se la quité y la puse en el estante más alto de la biblioteca. Se arrimó un banquito, y se agarró la botella. La agarré para bajarla del banquito y tiró la botella. Perdí el barquito, la botella y la paciencia. Le grité que se fuera para poder barrer todos los vidrios rotos y mi paciencia rota. Y después de llorar un rato se durmió.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las siestas y las noches son un monstruo para mí. Te re acompaño, Romi.

      Eliminar
  4. Qué agotador. Realmente, como dice mi chiquita, tacmiro (te admiro). Supongo que cualquier medicación (natural) está fuera de consideración? no sé, tilo, melisa, esas cosas...claro que no toma, pero unas gotas en la leche? no sé, ya habrás explorado todo, pero me desespera pensarte. Abrazo y dulces sueños, aunque sean cortitos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Anita. Me encantó mil tacmiro :))))
      Mirá.. me dicen que a los chiquitos tan chicos no se les puede dar hierbas. Así que hago caso :(

      Eliminar
  5. Hola Cintia, es durísimo no dormir, para el chico y para los padres. Acá, por suerte, el sueño de Felipe es razonable, tiene alguna despertada a la noche pero se le da por cantar en la cama.
    Pensaste en algún inductor del sueño? Qué te dijo el neurólogo al respecto? Probarías algo alternativo, como ser homeopatía? Capaz que lo contaste en alguna entrada anterior que se me escapó.
    Fuerza.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Hernán! Sí, es demoledor :(
      Lo que tiene Lautaro es que es muy resistente. Siendo también hiper reactivo (ya menos gracias al trabajo de las terapeutas). Hacemos de todo: toma melatonina todos los días (la dosis que le dio el neurólogo) desde hace 9 meses. También hacemos homeopatía. Desde que nació. Y desde hace más de un año, tenemos una homeópata orientada a trabajar con chicos TEA. También usamos manta de peso para dormir (pero se la saca). En fin. Algún día mejorará. Quiero creer.

      Eliminar
  6. Qué mujer enorme sos.
    Y como estás desarrollando tu tolerancia a la frustración. Y tu capacidad empática, podes entender lo que él sufre.
    Beso enorme

    ResponderEliminar
  7. No es fácil, no es lindo, no es lo que hubieras elegido pero ES no? Siempre me acuerdo cuando me dijiste eso...
    Te quiero y te acompaño a la distancia. Abrazo de oso

    ResponderEliminar
  8. Seguí intentándolo siempre. No lo vas a poder creer cuando llegue el día que lo acuestes a dormir y se duerma, cuando quiera ir al baño y vaya solo. Hoy mi hija tiene 8 años y te puedo decir que de a poco, todo ca llegando... Mucha suerte!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Alfredo. No sabés cuántas gracias te mando por esto que me contás. Sé que tengo que aguantar, tenemos que aguantar y en algún momento, el alivio llega. Te abrazo.

      Eliminar
  9. Hola! te comparto este documental http://www.rtve.es/cromosomacinco/ver/

    me emociono, como tu blog, lleno de realidad y de amor, porque quiza lo que otros pueden ver como cansancio o desgano para mi es amor puro. Solo el amor te mantiene despierto durante 3 años, durmiendo de a unas pocas horas. Solo el amor te guia, cuando hay tanta oscuridad, cuando la vida abruma. Eso leo yo en tu blog, amor, en estado real y puro.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola! Gracias por el link! Lo voy a chusmear. Y Gracias por leer. Miles de gracias por estar ahí. Te mando besos y abrazos.

      Eliminar

© La Aventura Diferente Maira Gall.