La mala educación

28 mar. 2016

Mirar no es de mala educación. Miramos porque algo nos gusta, nos interesa, nos llama la atención, nos conmueve. 

Miramos cuando no entendemos. Miramos para entender.

Los chicos con autismo no pueden mirar a la gente. Muchas veces ni a sus padres. No miran ni siquiera el mundo. Es porque no les da seguridad.  Ni son capaces de procesar la información que el mundo tiene para darles. Los asusta tanto que no pueden mirarlo. 

Pero nosotros sí podemos mirar.  Podemos mirar a los chicos que no pueden mirar y podemos mirar a los chicos que necesitan ayuda.

Sin embargo, está lleno de gente que no tiene autismo y no mira.  Ese no mirar es maleducado. 

No miran los que doblan con su auto en la avenida con el semáforo en rojo importándoles nada si alguien va cruzando. No miran los que pasan por al lado de alguien que pide para comer y siguen de largo. No miran los indeseables, los que tienen un corazón precario. No miran los infames. No miran los que no quieren dar explicaciones. No miran los que se sacan todo rápido de encima. Esos no miran. 

Hay que mirar y debemos mirar.

Hay que mirar aunque nos de miedo. O vergüenza. O nos cause dolor.

Debemos sostener la mirada y la vida de las personas a las que podemos ayudar. Mirarlos y tenderles la mano.

No seamos maleducados.

12 comentarios:

  1. Debemos sostener la mirada. Hay mucho que aprender en eso precisamente, en mirar.
    hablar menos y mirar mas.

    ResponderEliminar
  2. Impresionante. Tu texto me recordó una situación que viví en el subte, ámbito por excelencia de la mala educación. Subió al vagón en el que yo estaba una persona pidiendo limosna, una persona que tenía una limitación física, alguien que había sufrido algo que deja marcas imborrables. Y yo veía que la mayoría de las personas del vagón esquivaban el encontrarse con esa figura. Había quienes le daban un par de monedas, pero sin mirar. Te juro que tenía ganas de llorar. Me dije a mí misma que no podía ser, que yo no podía ser una más del vagón que cerrara los ojos o mirara hacia un costado. Cuando le extendí la mano con el dinero, miré su rostro y sonreí. Y me devolvió la sonrisa. Hay que estar más conscientes de lo que nos rodea, hay que abrir los ojos y como vos decís: mirar.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Miremos todo! Es una forma de cuidar también :)

      Eliminar
  3. Muy cierto, la mayoria somos negadores de la realidad, me incluyo, es mas facil vivir en nuestra burbuja egoista que tener que soportar la realidad cruel.
    Hay que mirar.

    ResponderEliminar
  4. Hermoso es tan cierto lo que decis , tenemos que mirar a nuestro alededor que muchos necesitan de nosotros!

    ResponderEliminar

© La Aventura Diferente Maira Gall.