El taxista que se quiso morir

6 ene. 2016

Volvíamos con Lautaro de una de sus terapias el martes al mediodía y nos tomamos un taxi.  Lo manejaba un señor mayor, simpático.  Le dije la dirección de casa y emprendimos el viaje. 
Lautaro estaba tomando agua.  Lautaro toma agua en un vasito especial, que es el que usan los bebés para aprender a tomar líquido.  Tiene un pico chato, es blanco y blando y es el único vasito en el que toma agua. Lautaro no puede tolerar un vaso diferente o un líquido que no sea agua (o leche).  Y en ese vaso sólo toma agua. Tampoco tolera el cambio de intentar tomar leche en este vaso. Es propio de su condición: la incapacidad de adaptarse a los cambios y la rigidez en sus conductas.  

Volvamos al taxi: Lautaro tomaba agua de su vaso.  Entonces, decía, apenas arrancamos, el viejito se da vuelta y lo mira:

-¿Qué hacés grandote maricón tomando mamadera?

Yo sonrío. "Es un vasito con agua, no una mamadera."

-Pero dale, ya estás grandote para andar con esa mamadera. ¿Y chupete? ¿También usás chupete?

Lautaro lo ignoraba, por supuesto. Es improbable que detecte que alguien le esté hablando a él. Tampoco entiende qué le dicen, claro.

Yo vuelvo a sonreír. "Y sí... un poco de chupetito, no pasa nada".

-¿Pero cómo no pasa nada...? Tan grandote! Y ni siquiera me da pelota cuando le hablo.

Bueno... llegó el momento.  

-Es que tiene autismo. Entonces no, claro que no te va a dar pelota porque ni siquiera se da cuenta de que le estás hablando a él.

¿Se imaginan el momento?

El señor largó el volante y se agarró la cabeza.  "Ay la puta madre... para qué me metí. ¡No sé por qué no me callé!".

"No pasa nada" le dije.  "En realidad... te di muchas oportunidades para que te callaras.  Sonreí 3 veces ante tu insistencia y traté de minimizar tus desacertados comentarios en dos oportunidades. Pero seguiste. Y ahí tenés. Ahora te sentís como la mierda.  A mí no me hiciste nada, no te quedes culpable por eso.  Estoy acostumbrada.  El que tiene que pensar en lo que hiciste sos vos.  ¿Podés darte cuenta?  ¿No te das cuenta que no podías parar?"

Me miró y me sonrió.  "Tenés razón. ¿Y qué es el autismo? ¿Te hace mal hablar de eso?"

No, claro que no me hace mal. Tampoco se tanto.  Se bastante, sí.  Vivo con eso desde hace dos años y 7 meses. Vivo con mi hijo que tiene autismo.  

Llegamos a mi casa y nos saludamos con un "Que sea un buen año".

La anécdota me hizo reflexionar.  No porque yo necesite que me digan "perdoname por lo que hice o lo que dije" todo el tiempo.  Es decir... En definitiva lo único que sucedió en ese taxi fue lo que sucede infinidad de veces, todos nuestros días, con tantísima gente que nos cruzamos (sean conocidos o no) que no pueden hacer otra cosa que opinar desaforadamente.  Sobre todo.  Sobre cualquier cosa.

Recuerdo una anécdota que protagonicé hace ya varios años.  

Estaba cenando en una mesa multitudinaria.  Yo en ese momento pesaba más de 120 kilos.  Y estaba cenando, claro.  Los obesos también solemos cenar.  

Apenas comienzo a servirme la comida que me alcanzaban en una bandeja, una persona delante de mí me dice "¿Vos estás así de gorda y vas a comer?"

Levanté la vista.  Ni siquiera sabía quién era.  Y cuando lo miré a la cara para contestarle.. me di cuenta de que su realidad ya le había contestado.  Este señor no tenía 3 dientes de adelante.

Entonces, lo único que hice fue describir lo que veía.

-"Me llama la atención que se preocupe por mi peso una persona que NO TIENE LOS DIENTES DE ADELANTE".


A veces tenemos que tener más cuidado.  En especial porque ninguno de nosotros somos ejemplo de nada. Y podríamos hacer mucho más por el mundo si nos ocupáramos de nuestros dientes de adelante, en vez de suponer que los obesos no tendrían que cenar.

26 comentarios:

  1. Hola cintia. leí tu blog "de un tirón" y con piel de gallina. mi cuñada, la hermana de mi marido, tiene 28 años y un grado muy profundo de autismo. nosotros tenemos tres hijas muy chiquitas y a veces se hace muy difícil compartir el tiempo el espacio con ella porque tiene conductas muy "agresivas" (lo entrecomillo porque obviamente no hay real carga de agresividad voluntaria). como no quiero que mis hijas le tengan miedo a su tía trato de informarme todo lo que puedo y explicarles. hoy encontré un libro que se llama "hay un chico aquí" que es la historia de un chico con tea que tiene una enorme mejoría. La historia está contada por el mismo por su mamá, y supuestamente es real. No sé si te interese pero por las dudas te lo comento. La historia es de muchísimo dolor, pero también de esperanza. un beso y fuerza, mucha fuerza, lautaro tiene suerte de tenerte. cecilia

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Cecilia! Gracias por leer el blog :) También gracias por la recomendación del libro. No lo conocía. Siempre estoy atenta a la información que me brindan las personas que vienen al blog.
      Con respecto a tu cuñada.. qué decirte... es dificilísimo. El tema real es que el Trastorno del Espectro Autista es amplísimo. Gente muy diferente entra dentro de la definición. Con esto estoy diciendo que sí, hay casos más graves y en los que suceden conductas muy violentas o agresivas (contra ellos mismos y contra el entorno). La verdad... es muy difícil saber qué hacer en esos casos. Sí creo que la información sobre por qué actúa de esa manera, puede ayudar a la comprensión y al acercamiento empático hacia ella. Pero fijate una cosa: te leía y pensaba en nosotros, en Lautaro. Lautaro es híper inocente. Tranquilo. Hace caso. Jamás se golpeó a sí mismo ni a nadie. Ni siquiera sabe qué es pegar. No tiene ni la intención. Esto no lo hace más bueno. Es su característica. Hay tantos ejemplos de autismo como casos. No he encontrado todavía y parece que no lo encontraré según las terapeutas, un caso de autismo igual al otro. Pero volviendo al tema de la agresividad.. en nuestro caso el problema justamente es al revés: a Lautaro le pegan siempre. Él ni sabe defenderse porque no entiende qué pasa. Pero hasta ahora, cada chico que se le ha acercado, es agresivo con él. Asumo que los desorienta porque Lautaro aletea y no puede hablar. Y ante esta situación diferente, los chicos sanos eligen pegarle o empujarlo. Entonces a mí me cuesta mucho dejarlo con chicos. Siempre estoy atenta a que no se le acerquen para que no lo lastimen. No puedo tolerar ese abuso ante la desventaja. No estoy dando ningún tipo de lección con esto, por favor no me malinterpretes. Sólo me llama la atención. Ni hay manual de comportamiento ni nosotros mismos sabemos bien qué hacer. Es complejo, eh? Te mando un abrazo y gracias nuevamente por leer. Te espero otra vez! :)

      Eliminar
  2. De todos modos, Ceci, aquí estoy hablando de niños pequeños entre niños pequeños. Eso hace toda la diferencia del mundo. Vos me contás el caso de una adulta ante niñas pequeñas. Yo las informaría. Y también si fueran mis hijas las protegería de alguien que intenta pegarles o agredirlas. Con o sin intención. Tu cuñada no puede manejar y seguramente tampoco entender lo que hace pero lo cierto es que yo también cuido a Lautaro de muchas cosas. Abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. no no. Por supuesto, eso es lo que yo les explico, que ella no quiere hacerlo. ellas lo entienden, de una forma mucho más natural que nosotros, y eso que la más grande solo tiene 4 años. mi objetivo es sobre todo que no le tengan miedo. por dios lo que me contas, de que otros nenes lo agreden. no puedo ni asomarme a tus sentimientos, cuanta lucha, cuanto dolor, cuanta fuerza y cuanto amor. te abrazo.

      Eliminar
    2. Yo también te mando un abrazo. Gracias otra vez por estar acá :)

      Eliminar
  3. La opinología es deporte mundial y las madres en general somos uno de los blancos predilectos de los opinólogos al pedo. Me parece genial que los enfrentes a la incomodidad del su error, a veces uno está tan "domesticado" socialmente que se inhibe de ponerlos en su lugar como si ellos se merecieran que los protejan de la situación violenta, cuando lo que tienen que hacer es aprender a no abrir la boca! Capaz que para la próxima lo piensan. Yo pasé años sin poder quedar embarazada escuchando las barrabasadas más grandes sobre por qué no tenía hijos y al principio ponía cara y tono educado pero al final ya les contestaba cualquiera. Lo tomaba como una campaña educativa y un acto de justicia para las futuras víctimas del opinólogo en cuestión.

    Hagamos legión contra la opinología!

    Un beso para ti y para tu niño hermoso.
    V.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola! Yo suelo entrarles fuerte, pero el martes estaba de buen humor :) Sí, claro. Vamos con la legión! Besos y tantísimas gracias por leer.

      Eliminar
  4. Buenas Cintia, yo comentando.
    Te cuento, que nada que ver con tu tema, pero si con la opinología. Tengo justo un comienzo de año con mi viejo que le dió un infarto leve (la primera vez que nos pasa), y la cantidad de personas sin conocimientos médicos que se han largado a dar su opinión, es increíble.
    Lo que a mi más me molesta, es la negatividad de las personas. Eso en que todo comentario tiene un dejo de sensación que todo va a salir mal. Entonces me dan todas las ganas de decirles "si lo que vas a decir, no aporta, no hables"
    Como te decía la otra vez, esto recién comienza y creo que tienen algo que Lautaro necesita y es carácter y protección. Porque con protección solo, uno termina explotando por dentro. Con carácter, se le hace frente a las cosas.
    Abrazo. Lau

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Lau! Sí. Te entiendo. Es así. Pero mi lucha contra la opinología no comienza recién, jajajaja. Por supuesto, cada vez estoy más brava. Te mando un abrazo fuerte!!!! Gracias por estar acá.

      Eliminar
  5. Hola cintia!me reconozco tantas veces en lo q relatas, y muchas veces reaccioné y reacciono así, como vos c el taxista. Y no solo con gente desconocida. A veces se complica mas cuando son conocidos, o hasta amigos o familiares, q seguramente no se dan cuenta de lo q provocan en nosotras esa clase de comentarios. Respecto a nuestra reacción, calculo q es la forma q tenemos o q nos sale para defender a nuestros niños. Pero no se con claridad de que. 💜👼

    ResponderEliminar
  6. ¡Hola! Sí, es cierto que con los conocidos puede ser más duro pero siempre suelo hacerlo porque me resulta: yo no necesito stress extra para sumar a mi vida cotidiana. Me resulta interesante lo que decís.. eso de que no sabés con claridad de qué lo estás defendiendo... Bueno, la verdad, yo sólo lo defiendo de los ataques. Esa es la verdad. Que un adulto maltrate verbalmente a mi hijo está prohibido. Listo. No se puede, no lo dejo, no lo tolero. "Grandote boludo con chupete" es una agresión directa. Hay que ubicar a los maltratadores. Estamos rodeados. Besos x mil!

    ResponderEliminar
  7. Hola cintia,no puedo decirte nada mas que admiro tu valor,soy una abuela que el año pasado perdimos a nuestra única nieta que había nacido prematura y vivió 13 años en silla de ruedas y casi sin movilidad,los padres fueron su sostén hasta que partió,se que es muy distinto a lo que tiene Lautaro,pero entiendo cuando les das la oportunidad a la gente para que calle y no lo hace,todos se creen con derecho de opinar,te mando un gran abrazo y besos a Lauti

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola querida abuela linda... no sé ni qué decirte... te abrazo muy fuerte y voy a pensar en vos para que estés bien. Sí, es cierto lo que decís... los padres somos sostén, es nuestro deber y también estamos sostenidos del amor que nos rodea. La gente opina. Yo opino que hay que ubicarlos. Te mando un abrazo con todo mi corazón :)

      Eliminar
  8. Hola Cintia. Escribo esto para dejar por escrito el abrazo que te mando en silencio cada vez que leo tu blog. Llegué aquí porque con cincuenta años un día un médico me diagnosticó tea y se ligó una puteada, siempre me había quedado con la info parcial y boluda que dan los medios sobre esta cosa...
    Te dejo un link a una entrada que escribió una maestra, sólo por recordar que hay gente capaz de mirar y sentir de otra forma que la estupidez de la mayoría http://sonialopeziglesias.blogspot.com.es/2015/10/un-mundo-fascinante.html?spref=tw
    el abrazo, si lo aceptas, fuerte/apretado/gordo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Romi. Primero acepto tu abrazo. Como me lo quieras mandar. Lo acepto fuerte/apretado/gordo. Luego, gracias por el post que me compartiste. Estoy fascinada. Y por último, hablame de vos. ¿Me querés mandar un mail? Quiero saber qué te pasó y cómo estás. Gracias por pasar por acá. Te espero de vuelta.

      Eliminar
  9. Cintia:¡Hola! Llegué a tu blog x sugerencia de casa chaucha y seguí leyéndote. ¡Escribís muy lindo y tu historia da fuerzas! Como mi especialidad son los libros, te paso info de un libro que, si bien no leí, parece interesante. Te felicito por tu coraje. Que tengan un hermoso 2016.-
    http://www.octaedro.com/OCTart.asp?libro=06024&id=es&txt=Vivir%20con%20el%20autismo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Lucía! Muchas gracias por la recomendación del libro y tantísimas gracias por leer :)
      Te mando un abrazo fuerte y que también tu 2016 sea feliz.

      Eliminar
  10. Hola! Esta anécdota se exacerba por el autismo pero habla de la falta de respeto que en general tienen que padecer los niños (y sus respectuvas madres) en gneral por parte de adultos desconocidos. gracias x compartirla

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Exactamente, Florencia. Concuerdo con vos. La gran capacidad de ser juzgadas las madres y juzgados los niños es atroz. En este caso, como en muchas cosas que cuento, el autismo termina siendo anecdótico. No así la falta de respeto de quien opina alegremente. Gracias por leer :)

      Eliminar
  11. La poca paciencia que tengo se la dedico a mi hija, y no me queda mucha para los demás. Yo creo que lo mandaba al diablo al taxista. No sé que es peor, la gente estúpida que juzga sin saber el esfuerzo doble o triple que implica criar a un hijo con necesidades especiales o tener que explicarles al resto del mundo que tiene esas necesidades diferentes y hay que tenerles paciencia, y que te miren como si tu hijo fuera un extraterrestre.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad... esto es inevitable. Las personas opinamos sin saber (todos) porque pareciera ser nuestro deporte favorito: fijarse en el otro para no tener que andar viendo qué tenemos que arreglar en nosotros mismos. Paciencia, linda :)

      Eliminar
  12. Hola! Soy estudiante de terapia ocupacional, ya a nada de empezar más prácticas. Quiero decirte que todos en la uba estamos aprendiendo de tu blog, a veces más que de libros con aval científico. Hay cosas que evidentemente no te enseñan las hojas y te las enseña un blog. Brindo por eso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola. Celebro una nueva profesional para ayudar a tantos de nosotros. Gracias por escribirme y por leer :)
      (Debo decir que me asustó/asombró que me dijeras que en la UBA están aprendiendo del blog).

      Beso :)

      Eliminar
  13. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar

© La Aventura Diferente Maira Gall.