Agradecimiento y Despedida

29 dic. 2015

Hace mucho tiempo que estoy pensando en esto: ¿Cómo se agradece no tener un hijo sano?  Es decir... ¿Qué cosas se agradecen, entonces?
Si miro a mi alrededor, hay muchas cosas que agradecer. Puedo agradecer tener casa, poder pagar los tratamientos de Lautaro, haber conseguido el Certificado de Discapacidad.
Hace poco le dije a alguien que los padres de los niños discapacitados o enfermos, solemos estar sobreadaptados a la realidad que nos toca.  Inventamos para sobrevivir ciertos mecanismos tan inusuales como creativos.  La vida nos somete diariamente a tiempos diferentes, estrategias diferentes, esperas diferentes, resultados diferentes.  Y si no queremos enloquecer por completo, debemos adaptarnos.  Y en ese proceso de adaptación a la irregularidad, a la arbitrariedad, a la singularidad, es que encontramos cosas inusuales por las que agradecer.  

Termino esta idea y pienso en la cantidad de gente que está rodeándonos desde que conté lo que nos pasaba: hasta la aparición de todos ellos, hasta la incursión de todos los médicos y terapeutas que ponen diariamente una lupa sobre mi hijo, me sentía muy sola.  Solísima.  Y en este último tiempo, esa soledad empezó a menguar.  Y eso también hay que agradecerlo.

Quiero agradecer profundamente a todas las personas que leen este blog.  Este espacio ha trascendido por completo su objetivo primario que era el de abrir un espacio para entender lo que me pasaba y dejar la posibilidad de que Lautaro, algún día, pueda completar él mismo su historia.  

Gracias a toda la gente que se preocupa y se ocupa de nosotros.  A todos los que me preguntan diariamente cómo está Lautaro.  Gracias a mis amigas, con las que whatsappeo tooodo el día. Gracias a todas las mujeres que funcionan como sostén de mi desequilibrada balanza emocional.  Gracias a mi terapeuta y a las terapeutas de Lautaro.  Gracias a los médicos que dejaron de lado las interpretaciones inútiles y pusieron manos a la obra.  

Repaso nuevamente nuestra vida hoy.  Eduardo dice: en el peor año de nuestras vidas, lo terminamos con Lautaro encaminado, con todos los estudios hechos y todas las terapias organizadas.  Eduardo es muchísimo más positivo que yo.  Siempre lo fue.

Pero no soy tonta: hay algo que sí puedo agradecer cada día.  Cada vez que me levanto y cada vez que me acuesto: tener a Lautaro conmigo.  Porque sí, la vida puede ser peor.  

Jamás pude hacer balances de fin de año.  No me sale.  No me sale contar la vida en años.  Siempre viví la sucesión de los días.  Y lo cierto es que el año no tiene la culpa.  De hecho, nadie tiene la culpa de esto que nos pasa.  

Pero voy a hacer una excepción.  Sí le voy a pedir algo al 2015, que ya se termina. Me quiero despedir de este año cruel.


Che 2015: por favor, llevate la tristeza.

18 comentarios:

  1. Un enorme abrazo les mando a los tres.
    Te leo gracias Romi, que simboliza esas cosas buenas que las cosas malas te cruzan en la vida.
    Gracias y brindemos por un gran 2016, que dependerá de cada uno de nosotros.

    ResponderEliminar
  2. Por más vida junto a lauraro feliz año para todos!!!

    ResponderEliminar
  3. Por más vida junto a lauraro feliz año para todos!!!

    ResponderEliminar
  4. Soy mama de un sol de 11 años TDAH+TOD y en éstos años aprendí que de lo malo, también hay que aprender a encontrar lo bueno. No es fácil, pero se puede!! Fuerza mami!!!

    ResponderEliminar
  5. creo que siempre se puede agradecer, estan juntos, se aman, ese es un mundo maravilloso a pesar de cualquier cosa.
    un abrazo fuerte para uds.
    y otro enorme en especial para vos.

    ResponderEliminar
  6. Hola Cintia,
    Hace un tiempo que te leo pero por falta de tiempo no podía intercambiar. Me leí todas las entradas y me vi a mi misma en muchas de las situaciones que relatas. Quería contarte que la entrada que más me conmovió fue Belleza. Acuerdo totalmente con vos en que hay que aferrarse a la belleza para vivir. Este último post me alegró muchísimo porque muestra que ustedes tres ya están cultivando -con toneladas de amor, paciencia y dedicación- un precioso jardín. Estoy segura de que pronto empezará a florecer ...sólo tenes que confiar!
    Te dejo un abrazo enorme.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Gra. Si. La belleza salva. Gracias gracias gracias por leer :)

      Eliminar
  7. Escribís muy lindo. Gracias por poner en palabras y escribir lo q sentimos muchas de nosotras����

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a vos por leer :) Que tengamos un año amable y feliz.

      Eliminar
  8. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  9. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  10. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar

© La Aventura Diferente Maira Gall.