Iluminación

26 oct. 2015

Hace poco mi amiga Naty me preguntó qué significaba el nombre Lautaro.  La verdad es que no sé, le respondí. No elegimos el nombre por el significado.  Creo que teníamos en mente dos o tres nombres y los elegimos porque nos gustaba cómo sonaban.

Me quedé pensando en su pregunta y cuando llegué a casa le pedí a Eduardo que investigara.  Lautaro es un nombre de origen mapuche y significa "el que ilumina el camino de la vida".

Cuando comenzamos el recorrido hacia el diagnóstico, una de las cosas que más les llamaba la atención a médicos y terapeutas que nos íbamos encontrando era el nivel de detalle con el que yo describía lo que estábamos viviendo.  Bueno, a mí también me llamaba la atención.

Mi tarea era completar hojas y hojas de cuestionarios.  Y siempre estaba ahí el detalle, mucho detalle.  
Un día llamé a una de las terapeutas y le dije "Estos cuestionarios que me hacen contestar... estoy hablando de mí. De Cintia cuando era chica.  Por eso puedo contestarlos tan bien, por eso me acuerdo de todo."

"Sí, me contestó ella.  Por eso lo leés tan bien a Lautaro.  Es muy llamativo.  No te asustes, es algo que sucede a veces.  Sólo que en general los padres no lo dicen."

Yo no recuerdo algo asociado al retraso madurativo en mi infancia, pero retraso madurativo no es más que una de las patas del Trastorno del Espectro Autista.  Y también es cierto que no tengo a nadie a quién consultar.  Mi mamá y mi papá no recuerdan nada de cuando yo era chica.   

Yo sí recuerdo cosas.  Recuerdo que durante mucho tiempo y siendo yo muy chica me llevaban a un psicólogo. Recuerdo mis grandes problemas para relacionarme con mi entorno. Recuerdo que siempre tenía miedo. Recuerdo que los estímulos que percibía me parecían insoportables.  Recuerdo que tenía graves problemas para dormir.  Y muchos problemas con la comida, con el control de esfínteres, con que me tocaran.  Recuerdo que el mundo se me venía encima.  Que me encerraba siempre.  Que no sabía por qué pero todo me resultaba muy difícil.  Que no podía manejar los cambios mínimos.  Y también recuerdo que estaba muy sola.  

Lautaro y yo estamos muy juntos.  Siempre juntos.  Y compartimos mucho tiempo.  Y también compartimos sentir.

Tener un hijo significó y significa un camino de iluminación para mí.  Pero en el sentido más feroz del término. Es luz por todos lados.  Enceguecedora. Insoportable. Lautaro le puso luz a los escenarios oscuros. Gracias a su llegada puedo reconstruir mi propia memoria, mi historia pasada.  Y también arrojó luz sobre nuestro alrededor: muchas personas huyeron a la sombra y muchos otros dieron un paso al frente.

"Las personas reparamos en nuestros hijos."  Siempre dice eso mi psicóloga.  Reparamos arreglándonos.  Reparamos mirándolos.  Reparamos reparándonos.

Tener a Lautaro fue la forma que encontró la vida para ayudarme a reparar.  A reparar mi historia de tanta soledad, de tanta confusión, de un mundo que se me vino encima y nadie supo cómo ayudarme.

Lautaro vino sabiendo que acá había una que lo iba a mirar tan bien que no lo iba a dejar solo.  Ni lo iba a malinterpretar.  

Lautaro hace eso.

Ilumina el camino de la vida.

14 comentarios:

  1. Y sí, los niños miran y miran hasta conseguir llegar a la familia que quiere, ellos deciden quiénes seremos los que los ayudemos en su camino... y a quienes ellos ayuden.
    Siempre es lindo leerte.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Voy con ese pensamiento. Y siempre es lindísimo encontrarte acá también. Love.

      Eliminar
  2. Ese pibito es luz por donde lo mires... E ilumina tus sombras, sin dudas. Abrazo campeonísima.

    ResponderEliminar
  3. Muy fuerte este relato. Igual de fuerte que el abrazo que te mando!!! Ojalá algún día pueda ser en persona! Mientras tanto leerte me ilumina un poquito también a mi.

    ResponderEliminar
  4. Qué conexión impresionante.
    Qué bueno que te des cuenta, tan perceptiva de tu pasado ahora.
    Los hijos sanan. Muchas veces, y si tenemos suerte de poder enfrentar ese temita ¿viste?
    ¡Cuánta vida!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te quiero porque siempre estás ahí hablándome o pensando en nosotros.

      Eliminar
  5. Ay! Te quiero Cin! Tantas palabras que me hacen sentir reflejada de lo que contas. Qué hermoso lo que significa Lautaro, que gran historia la que escriben juntos. Te mando un súper abrazo. Eri

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ay tesoro! Te quiero! Y cuánto nos estás ayudando vos! Besos a montones.

      Eliminar
  6. Hola Cintia. Hoy fuí a Accord a iniciar los tramites para la cobertura de las terapias de mi hija Laura (en Diciembre de 2015 la diagnosticaron con TEA) y la chica que me atendió me recomendó tu blog. Es increíble lo identificada que me siento en cada una de tus palabras. Decidí comentar en este post porque me quedé pensando en el significado del nombre. Mi esposo y yo siempre quisimos que nuestra hija se llamara Laura. Significa vencedora, victoriosa, coronada de laureles. Lo que no sabíamos era a que pruebas se iba a tener que enfrentar en la vida cuando elegimos ese nombre, pero al menos ya sabemos que va a salir victoriosa, sobre todo si estamos para acompañarla en todo el camino.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Romi. Qué alegría que estés por acá. Ya me imagino quién te recomendó el blog :)

      La idea de este blog era contar lo que me pasaba para poder sentirme acompañada. Espero que te pase lo mismo.

      Un abrazo muy fuerte.

      Eliminar
  7. Hola. Me re colgue leyendo tu blog. En especial con este post.
    Nunca preguntaste si lo que te pasaba de niña puede ser TEA?? es decir una vez eschuche en un programa que muchas veces los padres de niños con TEA tb encajan en algo de ese espectro.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Vero. Sí, hablo con algunas mamás que están dentro del espectro y sus niños también. Yo creí que esa era mi explicación y consulté a algunos profesionales y me dijeron que no. A mí también me daba dudas. Gracias por leer! :)))))

      Eliminar

© La Aventura Diferente Maira Gall.