Un mundo cargado de sentido

24 ago. 2015

Una persona con TEA (Trastorno del Espectro Autista) como Lautaro, experimenta algo que se denomina "desorganización sensorial". Esto significa que sus sentidos (oído, vista, tacto, olfato y gusto) perciben el mundo de manera diferente.


"Tener autismo es una forma de ser diferente. Es otra manera de procesar la información, de vivir, de experimentar los estímulos, las sensaciones, las emociones.  Tener autismo no significa que una persona está imposibilitada de sentir, sino que, justamente, lo hace de otro modo."

Del libro "Autismo. Guía para padres y profesionales. Caveira/Waisburg.

Aquí encontré una ilustración que explica muy bien el registro sensorial de las personas con TEA: (sacada de mirame.org)

Es cierto que para un nene como Lautaro, que todavía es muy chiquito, esta percepción alterada de TODO LO QUE NO ES ÉL, le resulta muy difícil. En general, imposible. Cualquier manifestación de su entorno es vivida por él como una agresión. Una luz, determinado color, un grito, una textura que le resulte desagradable... La verdad: casi todo. Y muchas veces no podemos imaginarnos cuánta información de todo lo que lo rodea lo va a alterar ni cómo.  

Uno de los trabajos terapéuticos que los ayuda mucho es la Terapia Ocupacional. Les enseña a regular las sensaciones. Este proceso se denomina "Integración Sensorial".

Patricia Fiorito, estudiante de Terapia Ocupacional, nos cuenta en qué consiste la Integración Sensorial:

"Es un proceso neurológico que permite organizar las sensaciones del propio cuerpo y del ambiente para su mejor uso en el medio: impacta sobre lo psicológico, lo cognitivo y lo físico.

Nuestro cuerpo recibe constantemente estímulos de todo tipo: visuales, auditivos, táctiles, gustativos, olfativos y de dos sentidos que la mayoría de las personas no tienen en cuenta que son el propioceptivo, que informa al cerebro la posición de nuestro cuerpo, regula la dirección y rango de movimiento, permite las respuestas a reacciones automáticas e interviene en el desarrollo del esquema corporal, la relación del cuerpo con el espacio y la planificación de movimientos en el mismo (Ej: cuánto debo abrir las piernas para saltar un charco de agua). Y el último sentido es el vestibular, que trabaja conjuntamente con los otros sentidos y está relacionado con el equilibrio y el control espacial (Ej: te informa la posición de la cabeza en relación con el suelo).

Los niños con dificultades en algunos de estos procesamientos, desarrollan actitudes adaptativas a veces incomprensibles para la mayoría de los papás. Lo hacen con el fin de autorregular la conducta para lograr una sensación de placer o gratificación y poder lograr por ejemplo concentración. Puede ser un movimiento constante, un grito ante un cambio brusco de posición, etc.
La terapia de integración sensorial ayuda a los niños a encontrar la manera de autorregularse y estimula al cerebro para lograr las funciones que presentan algún déficit."


La desorganización sensorial que Lautaro vive tan mal desde que nació, dentro de un tiempo y mucho trabajo no será así. 


De todas maneras, yo creo que todas las personas tienen una interpretación sensorial diferente del entorno.  ¿Vieron que en ningún momento dije "perciben el mundo diferente a nosotros"? En este caso, no sabría qué decir si hago la diferencia entre "chicos TEA" y "nosotros". 

Pasados estos primeros años de crecimiento, aprendizaje y apropiación de sus cualidades, los niños con TEA resultan tener una manera propia de vivenciar sensorialmente su mundo.

Y suele ser MUY interesante :)


No hay comentarios

Publicar un comentario

© La Aventura Diferente Maira Gall.